Deliciosamente estresada

La semana pasada empecé las clases. Se podría decir, que empezó la rutina, las largas noches de estudio, quedarse los fines de semana en casa haciendo deberes, etc. Los temas de conversación en tu casa pasan a ser siempre de lo mismo: si recibiste alguna nota, si te hiciste amigos o no, materia favorita, la materia y/o el profesor que odias, si precisas profesora particular o no, si te perdiste en clase, etc. Es algo bastante agobiante y cansador. Pero lo peor de todo es el estrés, el inmenso estrés que todo esto te ocasiona.

Es estresante cuando el salón se llena de gente, cuando los profesores comienzan a leer todo el programa, me estresa saber que me tengo que levantar temprano al otro día, saber que no voy a poder salir el sábado porque tengo que leer un libro de dos mil páginas, entre muchas otras cosas. Y todo esto, por supuesto, trae su consecuencia: los antojos. Sí, los snacks a media mañana, las cero ganas de cocinar, la necesidad constante de comer algo dulce porque sentís que tus neuronas se están desmayando. Y viendo mi necesidad por regular estos antojos que estoy teniendo, cociné.

Una tarde llegué a casa, luego de una larga mañana de clases. Muy cansada, dolorida de la espalda, sin ganas de ponerme a leer, pero con muchas ganas de comer algo rico. Y me puse a pensar: tengo ganas de hacer una rica torta de chocolate, pero no tengo ganas de ir a comprar los ingredientes. Puedo ir al supermercado y comprar unos ricos bizcochos, pero sé que más tarde me va a venir dolor de barriga. Puedo ir a la panadería y comprar algún alfajor y después sentirme culpable, o puedo cocinar algo a mi estilo, disfrutarlo el triple y saber que me voy a sentir bien. Me quede con la última opción.

Les presento:

La torta anti-estrés

HPIM0005 (3)

Ingredientes:

  • 1 taza de harina blanca
  • 1 taza de harina integral
  • 1/2 taza de avena
  • 3/4 tazas de aceite
  • 220 gramos de azúcar rubia
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de canela (opcional)
  • 50 ml de leche de girasol ( si no tienen pueden utilizar leche común o descremada)
  • 2 huevos (o pueden usar dos bananas medianas pisadas)
  • 70 gramos de semillas de girasol

El procedimiento es realmente corto: precalentamos el horno a 180°C y combinamos todos los ingredientes en un bol. Cuando esté todo mezclado, colocamos la preparación en una asadera previamente aceitada.

¿Les dije no? es muy fácil y rápida de hacer. Considerando mis cero ganas de cocinar y mi ansiedad permitieron que la torta estuviese pronta en menos de 25 minutos.

Consecuencias: La disfruté,y el antojo que tenía se me fue (obviamente que solo temporalmente al otro día ya quería seguir comiendo).

Les recomiendo:

  • En esta ocasión utilicé una budinera circular de silicona. Me resultó bastante práctica, el único problema es que cuando vertemos la mezcla al ser de silicona el recipiente no se mantiene firme. Pero poniendo la budinera sobre una asadera se resolvió el problema.

HPIM0010 (2)

  •  Aceité la budinera con aceite de oliva. Al principio fue una equivocación mía, pero resulta que fue un error del cual no me arrepiento. Quedo muchísimo más rica.
  • Cuando saquen la torta del horno es mejor que la coloquen sobre una rejilla hasta que se enfríe. Antes de cortarla y servirla.
  • Queda realmente deliciosa con mermelada light de frutilla, pruébenlo. Les va a encantar. A mí me encanta poner la mermelada en el medio de manera que cada trozo se humedezca con la mermelada. Además de que queda muy lindo presentado, es mucho más fácil de comer – si colocamos la mermelada por encima es probable que se nos escape por los costados- , lo digo por experiencia propia.

HPIM0009 (2)

Saludos. ¡Nos vemos en el próximo post!

Gracias a Melchor, Gaspar y Baltasar

En  2014 me porté muy bien. Obedecí a mamá, hice los deberes, los mandados, limpié, ordené mi cuarto y bla bla bla… Siento decirles esto, que en realidad, es mentira. Me pasé estudiando y no limpiaba nada, ni siquiera me molesté en ir a la esquina a tomar aire.

Sin embargo, en las fiestas me dieron muchos regalos, entre ellos un libro que recibí en el día de reyes. Pequeño, todo marrón, parecido a un trozo de torta, con un aroma a papel de envoltorio y a billete.

HPIM0003

Este libro no solo me incursionó a probar varias recetas de riquísimos brownies, sino que también me motivó a combinar el chocolate con productos que normalmente no lo haría. Y por supuesto, subí un par de kilos gracias a que me pasé practicando las recetas. HPIM0002

El punto es: se los recomiendo, cómprenlo, pruébenlo, léanlo, huélalo, todo. Aprovéchenlo porque de verdad vale la pena. Lo magnífico de esto es que varias de las recetas que estuve haciendo y que he creado, fueron gracias a la influencia de  las 30 recetas que tiene el libro. 

Sin embargo: no se puede usar cualquier chocolate, hay que tener cuidado con esto ya que realmente le quita todo el gusto si no usamos el apropiado (debe ser amargo y chocolate para taza, yo siempre uso el de marca “Águila”). Algunas mediciones no eran las adecuadas, muchas veces tuve que agregar o un poco más de harina o un poco más de leche, pero eso suele pasar. 

Consecuencia: hice cada receta aproximadamente tres veces cada una, con chocolates diferentes, con harinas diferentes, diferentes tipos de leches. Cada receta con mediciones diferentes y hasta con bowls diferentes (por que ya había ensuciado todos los que tenía).

Por lo tanto, entre vuelta y vuelta cree una receta nueva. Como siempre agregándole mis chucherías – harina integral, leche de girasol, etc.-, y resultó bastante bien. Aquí les dejo la exquisita receta:

2015-03-07 18.59.50

Brownies a lo brownie:

  • 60 gramos de harina blanca (puede ser leudante o puede ser común y luego le agregan una cucharadita de polvo de hornear)
  • 60 gramos de harina integral
  • 50 ml de leche de girasol
  • 80 gramos de manteca sin sal
  • 100 gramos de chocolate amargo
  • 50 gramos de cacao
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharadita de café (yo siempre utilizo el “Nescafé”)
  • 2 huevos
  • 200 gramos de azúcar rubia
  • Papel manteca

Como siempre, tenemos que precalentar el horno a 180°C. Y luego comenzamos a cernir la harina blanca, el cacao y la sal en un bowl. Agregamos la harina integral – si hicieron la leche de girasol pueden agregar la sobra de las semillas- y si lo2015-03-07 16.05.18 desean pueden agregar alguna cucharadita de canela.

En una cacerola aparte, colocamos la manteca y la cucharadita de café. Esto lo debemos calentar a fuego bajo hasta que se derrita y se mezcle todo por completo. Después, agregamos el delicioso chocolate amargo y lo revolvemos con una cuchara hasta que se derrita.

2015-03-07 16.09.26

Cuando todo esté derretido apagamos el fuego, y agregamos los huevos y la azúcar rubia. De esta forma vamos a tener dos mezclas, las cuales debemos combinar.

En una asadera previamente enmantecada le colocamos un trozo de papel manteca (debemos recortarlo para que tenga la misma medida que la asadera que vayamos a usar). Luego vertemos la mezcla y la llevamos al horno por 20 – 25 minutos.

2015-03-07 16.24.53

Y ¡listo! Luego me cuentan cómo les quedó. Saludos y hasta el próximo post.

Estoy enamorada

Lo conocí cuando tenía 5 años. Acompañé a mi mamá hasta el supermercado para hacer unas compras. Caminando entre las góndolas nos dirigimos a la parte de los fideos y el arroz. Luego, mi madre comenzó a llenar el carro de productos lácteos y de limpieza. Y cuando llegamos a la sección de los dulces – mi góndola preferida -, allí estaba. Tranquilo, reposando sobre el estante, mirándome con su etiqueta blanca y brillante. Mi alma gemela, el amor de mi vida. Sí, mi madre agarró una lata de leche condensada. Yo sé que puedo ser muy cursi con el tema de los productos dulces, pero la verdad es que me encantan, y lo que más me gusta es poder crear con ellos. Crear platos dulces para compartir con los que más quiero.

Y bueno, resumiéndolo, la leche condensada pasó a ser mi mayor adicción durante toda mi infancia. El sabor dulce, la consistencia, ese color blanco perlado y el aroma que te hacía recordar a todas las cosas dulces juntas en una lata. Combinándose y formando una perfecta armonía entre sí.

Hace unos días a mi cuñado le vino un ataque de comer algo dulce y compró una lata de leche condensada. ¿Quién diría que no la sabía utilizar? Y así la dejo tirada en la heladera. Lo cual resultó muy beneficioso para mí.

Los días que siguieron fueron realmente una tortura para mí. Cada vez que abría la heladera allí estaba. Y realmente me deprimía no tener tiempo para utilizarla, debido a que mi trabajo ocupaba gran parte de la hora de la merienda. Por suerte, el fin de semana llegó y mi creatividad en la cocina se apoderó de mi tiempo libre.

2015-02-19 18.50.17

Aquí les dejo la maravillosa receta:

Trufas “enamoradoras”

  • 3/4 de una lata de leche condensada.
  • 1 taza y media de avena aproximadamente ( ya que depende mucho del tipo de avena que usemos, en mi caso utilicé la avena de copos tradicionales).
  • Cacao (lo suficiente para cubrir a todas las trufas)

El primer paso es verter nuestra deliciosa leche condensada en un bol y le agregamos de a poco la avena mientras mezclamos con un cuchara. La mezcla no debe quedar ni muy seca ni muy líquida, debe ser fácil de manipular para hacer las bolitas. Si se nos pega mucho en las manos le agregamos un poco más de avena, y si se nos va la mano con la avena le agregamos un poco más de leche condensada.

2015-02-19 18.48.34

A medida que vamos formando las pelotitas, las debemos ir haciendo rodar sobre el cacao hasta que queden totalmente cubiertas.

2015-02-19 18.48.46

2015-02-19 18.50.03

Las podemos servir directamente, o las podemos llevar al congelador por una hora o a la heladera por 2 horas (lo cual yo altamente recomiendo, quedan mucho más ricas bien frías).

Opcional:

  • Al cacao lo pueden mezclar con 1/4 cucharadita de café.
  • Pueden mezclar la leche condensada con una cucharadita de canela.
  • En vez de utilizar cacao, pueden usar pequeñas grajeas de azúcar y chocolate (confite).
  • Y por supuesto, las pueden cubrir de azúcar impalpable

Espero que les haya gustado la receta. Y recuerden compartirlas con las personas que más quieren. ¡Nos vemos en el próximo post!

Torta veraniega

¡Hola! Aquí estoy de vuelta para traerles una exquisita receta hecha en las afueras de Montevideo. Sí, me fui a Jaureguiberry. Un lugar soñado, lleno de naturaleza, animales, mucho sol y mucha playa. Y así, entre caminatas, chapuzones en el agua, ya era la hora de la merienda y el hambre comenzó a picar.

Por lo tanto, apenas llegamos a la cocina, el equipo (mi tía Analía, mi “hermana” – lo coloco entre comillas ya que ella estaba en pleno sueño profundo- y yo) se puso a cocinar algo dulce para acompañar con un delicioso té caliente.

2015-02-22 16.51.39


Puntos a destacar:

 Les presento la genial, maravillosa y deliciosa leche de girasol. Sí señor. Muy saludable y muy rica. No juzgue por la etiqueta y pruébelo. Mucha gente escucha a alguien decir leche de semillas y se les dibuja en la cara una mirada de desagrado, como si les estuviese hablando de alguna bebida alienígena. Pero bien que luego de que la prueban les encanta. Sin embargo nunca la hacen porque: es muy complicado, no tienen ganas, etc. Por eso les voy a mostrar paso por paso como hacer una buena leche de girasol y mostrarles que es súper fácil de hacer.

 Hay una muy buena combinación de distintas harinas. Usé harina blanca, harina integral y hasta le agregué avena. Les puede sonar que es demasiado, pero la verdad que la combinación de estos tres ingredientes le dieron a la torta un sabor muy peculiar, gustoso y, lo mejor de todo, es que no es una torta pesada. Te podes comer tres pedazos y te sentís olímpico – además de que los ingredientes son naturales y, no es por decir que es “light”, pero es bastante menos pesada que otras tortas-.

 Para mi sorpresa no utilicé ni miel ni canela. Esto no significa que no se lo puedan agregar ustedes, es muy probable que les quede mucho más rica. En este caso usé azúcar blanca, lo cual se sintió la diferencia a cuando utilizaba azúcar rubia. Pero a falta de ingredientes no quedo otra opción.

 Les presento una deliciosa salsa de mi tía Analía. Es muy fácil de hacer, queda bárbara para usarla como baños para tortas, cupcakes, y hasta se podría usar para mojar galletitas o hacer algún salchichón de chocolate (ya se me están ocurriendo ideas para el próximo post).

Y aquí les dejo la maravillosa receta:

Leche de girasol

2015-02-22 10.45.03

  • 1 taza de semillas de girasol
  • 1 litro de agua

2015-02-22 10.05.27

En primer lugar debemos dejar en remojo las semillas toda la noche. Van a quedar las semillas un poco más blandas, y van a tener un aspecto bastante extraño y desagradable (como pueden ver en la foto). Pero no se me asusten y continúen, que el producto final es estupendo.

2015-02-22 10.41.58

Colamos las semillas en la licuadora con la mitad del agua y licuamos hasta que todo se integre bien. Luego, colamos la preparación en un colador  sobre un bol.

2015-02-22 10.43.59

Volvemos a repetir el paso anterior pero agregando el resto del agua y colando las semillas en un colador más fino.

2015-02-22 10.44.27

Y listo, nuestra leche de semillas de girasol está pronta para ser utilizada.


Importante: cuando terminan de colar las semillas y ya tienen la leche pronta. Van a ver que les va a sobrar una especie de “puré” de las semillas de girasol. ¡NO LO TIREN! Queda muy bien combinado en la masa de nuestra torta. Por lo tanto, resguárdenlo en algún pocillo o taza.

2015-02-22 10.43.19


Y ahora el momento que todos estábamos esperando:

Torta veraniega

  • 1 taza de harina blanca
  • 1 taza de harina integral
  • 1/2 taza de avena
  • 3/4 tazas de leche de girasol
  • 250 gramos de azúcar
  • 1/2 taza de aceite
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 huevos
  • 70 gramos de cacao
  • sobras de la leche de semillas

Como primer paso, precalentamos el horno a 160°C. En un bol cernimos la harina blanca, el polvo de hornear y el cacao. Le añadimos la harina integral y la avena, y comenzamos a mezclar con una cuchara.  2015-02-22 13.16.27

2015-02-22 13.17.37

En otro bol aparte, batimos los huevos con un tenedor, y le agregamos el aceite, el azúcar, la leche de girasol y sus sobras.

Por último combinamos las dos preparaciones. Colocamos la mezcla en una asadera previamente aceitada y la llevamos al horno por 25 – 30 minutos aproximadamente.2015-02-22 13.25.07

Transcurridos los 30 minutos les tendría que quedar algo como en la foto o bastante parecido. 2015-02-22 16.04.56


Por último, mi parte favorita, el baño de dulce de leche y chocolate.

La salsa exquisita de mi tía Analia

  • 2 cucharadas de dulce de leche
  • 2 cucharadas de cacao
  • aproximadamente 4 cucharadas de agua

Es muy fácil. Combinamos los ingredientes y los llevamos a fuego lento en una cacerola. Revolvemos hasta que comience a espesar y listo. Pronta para colocársela por encima a nuestra deliciosa torta veraniega.

2015-02-22 16.07.12

¡Espero que les haya gustado! Cualquier consulta o sugerencia es bienvenida. Saludos y hasta el próximo post.

La salvación

Hoy me levanté sin ganas de ir a trabajar, pero fui igual. Me lavé la cara, me cepillé los dientes y me dirigí directo a la cocina a desayunar cuando algo terrible ocurrió: ¡No había pan! Sí, yo sé que se puede vivir sin comer pan, pero me acostumbré tanto a desayunar con una rica tostada o un sándwich caliente que no sabía qué comer. Al final, tomé un café con leche y me fui a trabajar. Resulta, que al salir del trabajo sabía que no iba a haber pan y que el horror me iba a estar persiguiendo. Por suerte, me acordé que hace unos meses estuve experimentando con recetas de distintos panes, hasta que terminé creando una propia. Es una receta que adoro y que nunca me falla. El único problema es que no parás de comer, cortas una rodaja y ya estás cortando la segunda y así sucesivamente. Pero bueno, había que llenar ese vacío que me había quedado del desayuno.

2014-08-06 16.47.54

Esta receta no es complicada, es muy saludable ya que tiene muchas semillas y no lleva leche. Como todo pan, lleva harina blanca y levadura, pero sin problema la pueden cambiar por harina integral y hasta puede quedar mucho más rico.

Aquí les dejo la receta, ¡que lo disfruten!

El pan salvador

  • 300 gramos de harina
  • 80 gramos de semillas ( pueden ser de lino, sésamo, girasol, chia, etc.)
  • 7 gramos de levadura ( saltear este paso si utilizan harina con levadura)
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 30 ml de aceite
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • 180 ml de agua tibia ( pueden usar leche si lo prefieren

En primer lugar precalentamos el horno a 180°. En un bol de vidrio colocamos el agua tibia con la levadura y lo dejamos en reposo entre 10 a 15 minutos. Después agregamos la miel, el aceite y las semillas. Cuando los ingredientes estén bien integrados agregamos a la mezcla la harina con la sal. Formamos la masa y la amasamos por unos minutos hasta que todo esté unido.

Si lo prefieren pueden dejar reposar la masa entre 30 minutos a una hora. Pero, ya que mi ansiedad por comer no me lo permite, suelo colocar la masa directo a la budinera (previamente aceitada) y la coloco en el horno por 25 minutos, más o menos.

Pueden decorarlo por arriba con semillas, nueces, almendras o untarle un poco de miel, dejen volar su imaginación. Si quieren pueden usar tanto una budinera circular como una rectangular.

1458682_10202091760002916_136156799_n

A mí, personalmente, me gusta el pan crujiente y 10 minutos antes tiendo a prender el grill del horno para tostar la miel y las semillas que le coloqué encima. Le da un sabor único y la miel tibia adherida al pan queda realmente deliciosa.

¡Que les quede rico!

Tarde de corazones

¡Hola a todos! Aquí les traigo una exquisita receta de scones de chocolate para inaugurar mi blog. Hoy siendo San Valentín algo de chocolate tenía que cocinar. Lo especial de esta receta es que la hice con leche de semillas y mucha miel, lo que le aporta un delicioso aroma y gusto muy particular. Tengan en cuenta que esta receta rinde aproximadamente 30 – 40 unidades y estuve la mayor parte de la tarde horneando. Pero lo bueno es que voy a tener unos ricos scones para desayunar el lunes por la mañana antes de ir a trabajar.

Espero que prueben la receta y que me muestren fotos de cómo les quedó.

Tarde de San Valentín

Scones de chocolate

  • 2 tazas y 1/2 de Harina ( pueden utilizar tanto harina blanca como integral)
  • 200 gramos de azúcar común o rubia.
  • 70 gramos de cacao en polvo (sin azúcar)
  • 1 cucharada sopera de miel (si son adictos a la miel como yo, pueden ser generosos y ponerle dos cucharadas)
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear (saltear este paso si utilizan harina leudante)
  • 1 cucharadita de canela (opcional)
  • 180 ml de leche de semillas, agua o leche (en mi próximo post voy a estar enseñando cómo hacer leche de semillas para los que no saben, es deliciosa y hace las recetas más livianas y saludables)
  • 1 huevo (si eres vegano o simplemente no te gusta el huevo puedes pisar una banana mediana con tenedor)
  • 1 cucharadita de café (preferiblemente de marca Nescafé, que es el más rico que hay)
  • 100 gramos de manteca o 1/2 taza de aceite.

Lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a 180°. Luego, cernimos la harina, el cacao, el café, la sal, el polvo de hornear, la canela y la sal en un bol. Mezclamos los ingredientes y le agregamos el huevo, la azúcar, la miel, el aceite o la manteca, y de a poco la leche de semillas.

Cuando tenemos todos los ingredientes combinados debemos formar una masa. Si al principio la mezcla es muy líquida le agregamos un poco más de harina, y si es muy seca un poco más de leche de semillas.

2015-02-14 16.45.40

Nos debe quedar como muestra la foto. Al principio puede costar un poco. Debemos amasar unos 5 – 10 minutos para que nos quede de esta forma. Es importante ponerse harina en las palmas de las manos para que no se nos pegue la masa entre los dedos y sea más fácil manipularla.

Cuando la masa esté pronta, la dividimos en cuatro partes para comenzar a formar los corazones. Si no tienen cortadores de galletas pueden utilizar un vaso o una taza. Es preferible que la circunferencia sea mediana y no demasiada grande, de más o menos unos tres centímetros de diámetro, ya que los scones se caracterizan por crecer mucho en altura.

Utilizando una cuarta parte de la masa, la debemos estirar hasta que quede de un centímetro de espesor, Cortamos la masa con 2015-02-14 16.55.07los cortadores de galletitas formando los corazones y los colocamos sobre una asadera previamente enharinada y aceitada. Colocamos la asadera en el horno y esperamos unos 20 minutos aproximadamente.

Cuando los saquemos del horno es importante ya tener preparado un rico café con leche o un té caliente para acompañarlos. ¡Que les queden ricos! Cualquier sugerencia es bienvenida.

Que tengan un lindo día de San Valentín.